Con Renault, doble diversión