En Calatañazor, con el tambor en la rueda