Platero 3, cuidado como el cuarto hijo